¿Salud, dinero o amor?

Tres cosas hay en la vida... 

 

Así empezaba una canción, que consideraba estos tres aspectos como los imprescindibles para ser FELIZ. 

 

A menudo recuerdo una clase en la universidad, cuando una profesora nos decía que según un estudio: 

 

-La salud no da la felicidad, puesto que hay muchas personas sanas que son infelices. Así, más salud, no da más felicidad, ni estar enfermo está relacionado con ser infeliz, puesto que muchos enfermos crónicos son un ejemplo a seguir. 

 

-El dinero no da la felicidad, ya que cuando alcanzamos un nivel económico que cubra nuestras necesidades, es suficiente. Me explico, la gente con mucho dinero no es más feliz con más. La felicidad que tengamos a partir de ahí no va a depender del vil metal. Investigadores aseguran que solo el 10% de nuestra felicidad depende del dinero que poseemos. 

 

-El amor si que da la felicidad, hay que tener a quién amar o alguien que nos ame para alcanzar lo más alto, pero cuidado, para ésto no es necesario una pareja, puesto que no nacemos y morimos con pareja. Tener un hijo, una madre, una abuela, alguien que nos ame con su corazón, alguien a quien amemos de verdad, es suficiente para ser feliz. 

 

Quizá una combinación de los tres factores puede ayudar, pero... hay quien los tiene y no consigue ser feliz. 

 

Para mí es una elección personal, pero si aun así no se consigue la dicha, quizá tengamos que acudir a la psicología para que nos de esas herramientas que nos faltan, nos de a conocer aquello que ignorábamos, en conclusión las estrategias para tener alegría. 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    isant (jueves, 12 julio 2012 19:07)

    Cuanta razón en lo que comentas, está claro que hace falta un poco de todo, un poco de comida, un poco de deporte, un poco de sol, un poco de noche, un poco de calor, un poco de lluvia... y por supuesto mucha gente que te ame y a quien amar. y cuando digo mucha es porque tenemos madre, hijos, hermanos, amigos y amores y eso para mi es mucha. Tras alguna experiencia he aprendido que para ser feliz, el primero que tienes que amar es a uno mismo, y a partir de ahí, serás capaz de amar al resto, de ser feliz, de tener salud...
    Tengo que decir, que el haber conseguido aprender (que todavía no del todo) amarme a mi misma ha sido gracias a ti y a tus consejos!!!
    buen trabajo amada

  • #2

    Alicia Rodríguez Iranzo (jueves, 12 julio 2012 19:09)

    Gracias AMIGA

  • #3

    samu (viernes, 13 julio 2012 11:03)

    buscando somos felices... o por lo menos yo. Disfrutar del camino sin buscar las metas sólo sabiendo que habrá un final, porque sin final no existiría la felicidad.
    Alcanzar dinero salud o amor no vale de nada, si crees que ya lo tienes, termina tu búsqueda y estas perdido.
    siguebuscando!
    un abrazo

  • #4

    isant (viernes, 13 julio 2012 23:41)

    Gracias las que tu tienes!!!
    Por cierto me ha encantado la entrada de samu.
    Besos

  • #5

    Genio (domingo, 15 julio 2012 20:24)

    Después de mucho andar por la vida he llegado a la conclusión de que la felicidad empieza por uno mismo, quiero decir que estar a gusto, quererse, conocerse uno mismo y saberse parte del mundo será el primer paso para que los demás puedan querernos.
    Me viene a la cabeza de nuevo aquel cuento en el que el discípulo pregunta al maestro por qué siempre está tan feliz, y el maestro le responde que es muy fácil, simplemente al levantarse todas las mañanas se pregunta a sí mismo ¿Alegría o tristeza? y siempre se responde alegría!!!.
    la felicidad es tenerte a ti, querida Alice!!!

  • #6

    inma (miércoles, 18 julio 2012 22:32)

    se trata de llegar a conocerse, aceptarse como cada uno es, con nuestros defectos, con nuestras virtudes, sin ser demasiado jueces de nadie ni siquiera de nosotros mismos. Ser honesta y sincera conmigo me tranquiliza y me permite serlo con los que quiero.La energia, la alegria, el amor, todo debe empezar y fluir de dentro hacia fuera, de tu interior, que es donde radica la voluntad de amar y por tanto de vivir y disfrutar.