EL SUEÑO

Dicen que muchos de nosotros pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, otros tienen insomnio y el día a día se les hace mucho más difícil.

Voy a tratar este tema porque me parece muy interesante y cotidiano.

EL SUEÑO, para qué soñamos, las fases del sueño, el insomnio y farmacología para el tratamiento del insomnio.

 

El sueño, la acción de dormir, es un estado en el que el organismo está en reposo completamente, recuperándose a nivel fisiológico y psicológico. No considero que sea falta de consciencia, ya que nos movemos, respiramos, y nuestras funciones se cumplen aunque a un nivel menor, pero otros sí que lo creen así.

 

Todos soñamos todas las noches, pero no siempre nos acordamos de nuestros sueños. Actualmente se dice que lo hacemos para procesar y asimilar la información que recibimos, en cambio Freud, que fue un gran estudioso de este tema, defendía que lo hacemos para dejar que nuestras ideas que estaban amagadas en el inconsciente, pasaran a formar parte del estado consciente. Es decir, para él los sueños reflejaban aquellos pensamientos que no podíamos admitir. Además, pensaba que en los sueños estaban nuestros deseos más íntimos. También le daba significado a la mayoría de ellos y si queréis podéis consultar en la red vuestros sueños más extraños, pero lo cierto es que no hay justificación empírica para demostrar esos significados.

 

Lo que sí que se ha demostrado en las unidades hospitalarias dedicadas a ello, es que durante la noche, atravesamos 5 fases.

 

-          La fase 1: aquí experimentamos el sueño ligero en la que podemos ver imágenes pero no sueños completos, puesto que es la transición entre la vigilia y el sueño. Ocupa el 5% del tiempo que dormimos.

-          La fase 2: ésta es similar a la anterior, aunque dura mucho más, ya que representa el 50% del tiempo que pasamos durmiendo.

-          Las fases 3 y 4: representan el sueño profundo, el sueño de ondas lentas. Durante estas fases, experimentamos los sueños, los terrores nocturnos, el sonambulismo, etc.

-          La fase Rem o fase de Movimientos Oculares Rápidos dura entre 70 y 120 minutos, es decir, un 20% del tiempo que pasamos dormidos. En este momento es cuando soñamos cosas muy extrañas pero las sentimos como si las estuviéramos viviendo

 

Estas son las fases que se van repitiendo siguiendo este ciclo durante toda la noche, pero los tiempos varían dependiendo de la edad y de las diferencias individuales.

 

El insomnio es la dificultad para dormir, ya sea para conciliar el sueño o para reanudarlo cuando llevamos pocas horas durmiendo. Esto genera mucha ansiedad a la persona, pensamientos irracionales y negativos, tensión muscular, etc.

 

Pautas para combatir el insomnio:

 

-          Horarios regulares (acostarnos y levantarnos a la misma hora)

-          No dormir durante el día (siestas, cabezadas, etc.)

-          Alimentación equilibrada

-          No probar la cafeína

-          No acostarnos sin solucionar los problemas que tengan solución

-          Hacer ejercicio físico, pero no cerca de la hora de dormir

-          Estar en la cama solamente para dormir (no para trabajar, ni para leer, etc)

-          Cuando no consigas dormir… levántate de la cama y haz aquello que menos te apetezca hacer (ponte a limpiar, a estudiar, a hacer algo que te aburra) y el sueño llegará a ti.

 

Dicen que es más sano tener insomnio que tomar fármacos que nos ayuden a dormir, pero hay casos en los que no hay más remedio. Recomiendo siempre probar primero llevar a cabo todas las pautas que doy más arriba, lo que llamamos LA HIGIENE DEL SUEÑO. Ir al psicólogo es más costoso que tomar fármacos, pero es más sano y sobre todo, se aprenden muchas más cosas que si nos dejamos en manos de la farmacología.

 

La melatonina es lo más natural que se puede tomar.

Las benzodiacepinas (ej: clonazepam) se consumirán en casos extremos y son un tratamiento siempre a CORTO PLAZO (entre 2 y 4 semanas), aunque me consta que algunos médicos no siempre lo recetan así. Actúan sobre el sistema nervioso central y generan mucha dependencia.

Y hasta aquí el tema de hoy. Me gustaría que me sugirierais temas sobre los que os interese saber más, que formuléis preguntas si las tenéis y que sigáis plasmando vuestras opiniones sobre el blog.

 

Para consultas personales tenéis un apartado en el que podéis mandármelas a mí, personalmente.

 

Gracias a todos por el seguimiento.

 

Felices sueños

 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Charli (lunes, 15 octubre 2012 11:44)

    Entre los miembros de mi familia abundan los que tienen dificultad para dormir, por eso siempre he pensado que en el insomnio también hay un componente hereditario o genético.
    Lo cierto es que yo con cuatro o cinco horas bien dormidas me encuentro perfectamente, mientras que otras personas dicen no serlo si no llegan a dormir sus ocho horas diarias.
    Aconsejo la infusión o pastillas de pasiflora, y también la melatonina, aunque esta última no se ha comercializado en España hasta hace poco, y aún son muchas las dudas sobre ella.

  • #2

    Alicia Rodríguez Iranzo (lunes, 15 octubre 2012 11:57)

    En mi familia también abundan los insomnes, seguro que se trata de algo genético, y también de los hábitos que se aprenden en casa y pasa de padres a hijos.

    Gracias por tu comentario y tus ideas

  • #3

    inma (jueves, 25 octubre 2012 23:40)

    Afortunadamente, no soy insomne, ni se que lo sea mi familia más cercana (herman@s, padres..) Tuve alteraciones en el sueño con la menopausia, precisamente porque está estudiado, que entre otros cambios, hay una bajada considerable de la producción de melatonina por la glándula pineal. Por eso, tomando melatonina que regula el ritmo sueño-vigilia, he recuperado mi sueño fisiológico.Sobre la melatonina, hay estudios científicos muy interesantes, y está demostrada su eficacia en muchos más aspectos orgánicos, además de regulador del sueño, pero los intereses de la industria farmacológica no están por la labor de que tomemos melatonina (barata y natural) y no somníferos de los que ellos fabrican (con un montón de efectos colaterales y una gran dependencia)